Tlayacapan esta ubicado al norte del Estado de Morelos, es una comunidad de orígenes prehispánicos que mantiene fuertemente sus raíces culturales, entre estas destaca por su brillante tradición musical y su alfarería artesanal.

La banda de música Brigido Santamaría, tiene sus orígenes a mediados de 1870. Es considerada como una de las bandas tradicionales más antiguas de México. Bajo la dirección de Vidal Santamaría y con la colaboración de Juan Chillopa, integraron un grupo de amigos y jóvenes quienes dieron forma y origen a esta legendaria banda. Al estallar la Revolución en 1910, esta agrupación tuvo el honor de acompañar al general Emiliano Zapata Salazar, el director de esa época fue Cristino Santamaría Rojas uno de los hijos del viejo Vidal, quien además tuvo el grado de Teniente Coronel Zapatista, Bajo la protección del teniente Cristino Santa María, esta banda recorrió todo el Estado de Morelos alegrando los días de aquellos que esperaban morir en la “bola”.

Director  Vidal Santamaria

(amediados de 1870)

Director  Cristino Santamaria

( 1892-1972)

Tras el estallido del movimiento revolucionario, la agrupación se desbandó y fue hasta 1916 cuando Cristino Santa María , reorganizó la Banda con un grupo de adolescentes entre los que figuraba su hijo Brigido Santamaría Morales y su sobrino Francisco Santamaría Tlatilpa. A la muerte de Zapata, la banda de música continuó sus presentaciones, las cuales se alternaron con el trabajo de la tierra.

Director Brígido Santamaria Morales

(1905-1975)

Posterior a la muerte de Cristino Santamaría, la batuta y dirección pasa a manos de su hijo Brigido Santamaría Morales, Quien Fue un músico creativo y talentoso , varios instrumentos de aliento, cuerdas y percusiones, habilidad que desarrolló desde niño bajo la instrucción de su padre Cristino Santamaría; formó varias bandas de música en el estado de Morelos al mismo tiempo que transmitía sus conocimientos musicales a sus hijos, sobrinos y vecinos.

Entre sus méritos se encuentra la notación musical de la “Danza de los Chínelos”(símbolo del estado de Morelos), “Sones y Jarabes para los toros”,(música que se interpreta en los jaripeos) y marchas fúnebres, Tradiciones que se mantienen fuertemente en Tlayacapan. En honor a él esta banda lleva su nombre.

Director Carlos Santamaría Pedraza

(1945-2015)

Es digno mencionar la labor educativa que realizo con los niños y jóvenes de la comunidad y la incorporación de niñas y señoritas en lo que anteriormente fue reducto masculino, logrando así la diversidad y continuidad de esta importante tradición musical, que por más de un siglo se ha venido heredando de generación en generación, Cabe destacar la labor que ha realizado el director y maestro Carlos Santamaría Pedraza, en la recopilación de la música tradicional popular, que solo se viene manteniendo a través de la memoria histórica.

Tras largos años de trabajo musical y guiado por su instinto y un mal presentimiento, el día 30 de Noviembre de l974, don Brigido Santamaría, otorga formal-mente la batuta y responsabilidad de la banda a su hijo mayor Carlos Santamaría Pedraza (Q.E.P.D.) Tras la dolorosa muerte de Don Brigido Santamaría (24 de Mayo de 1975), Carlos Santamaria Predraza es quien dirige el destino de esta gran Institucion Musical.

Enrique Santamaría Baldonado

(1971- A la fecha)

Actualmente el maestro y director de esta banda es el maestro Enrique Santamaría Baldonado, hijo mayor de Don Carlos Santamaría (Q.E.P.D.).
Enrique Santamaría termino sus estudios en Medicina en el IPN en 1999, en el año 2002 recibe la batuta de manos de su padre, de el maestro Carlos Santamaría Pedraza. El maestro Enrique preocupado por la calidad musical de esta institución continua con sus estudios, sin descuidar sus labores como director y en 2013 termina la Licenciatura en Música, estudio el cual le motivo para continuar y mejorar sus estrategias de enseñanza, es así como en 2015 culmina la Maestría en Pedagogía del Arte.

Enrique Santamaría heredero musical de la histórica Banda de Viento Brígido Santamaría de Tlayacapan, dedicado a formar nuevas generaciones de músicos, no solo en su comunidad sino también en otros municipios, preservando así la identidad cultural del estado de Morelos.